Friday, August 31, 2012

TRIUMPH DES SCENES

Hola, pequeña panda de compulsivos actualizadores de Facebook, ¿Habéis tenido muchas notificaciones hoy? ¿Habéis sentido el amor llegando a través de vuestra wifi?

¿O sois unos patéticos acaparadores de ancho de banda? ¿Vais a encontrar muchas respuestas a vuestros dilemas de mierda en la red? No os preocupéis, seguro que si el siguiente comentario que ponéis en Twitter es lo suficientemente ingenioso, el amor y la aceptación de vuestros gilipollescos semejantes llegará. 

No. La Scene es la única certeza de la red. 


Hoy voy a hablaros de los niveles de entrada hacia la sabiduría scenesca. Todo parte de un interesantísimo tema a debatir: ¿Qué es peor, un cretino integral amante de "lo que pongan en la radio" o alguien que se ha quedado en un nivel de entrada?

Los niveles de entrada han sido definidos muchas veces en La Scene en materia cinéfila como Las Películas que Permiten Fácilmente Identificar a un Gilipollas (en 2008 y 2012, respectivamente). En la música, dada su vasta amplitud, hay que hacer una división por géneros. Encontré este gráfico que era bastante gráfico:

En el "Nivel 0" estaría pues lo de la MTV, los 40 Principales y cosas así. Ni vislumbras la puerta. Os aviso que hay un gráfico más avanzado que añade niveles que ni voy a nombrar para que no os reviente la cabeza ante tanta información, aunque doy por sentado que los visitantes de La Scene han llegado, como poco, al Nivel 3. Gracias a La Scene, claro. 

En fin, el gráfico es orientativo, ya os haré el mío un día, ocupará kilómetros de largo y probablemente incluirá 100 niveles. Esto es simplemente para que podáis entenderlo. Por ejemplo, a pesar de mi gusto por el Dark Ambient, lo bajaría al 5 intercambiándolo por el Free Jazz o el Experimental. Me parece excelente, en cambio, la diferenciación entre Noise y Harsh Noise. 

Lo que quiero decir es que los sujetos más molestos que he conocido en mi vida estaban obstinadamente atascados en el Nivel 2, cómodamente anquilosados en el culto al metal o masturbándose mutuamente con el classic rock con la bendición de la crítica musical, que bien podría vivir en 1970. ¿Hay gente más pesada e inamovible que los fans de grupos rollo Black Sabbath, Pink Floyd, ...? Dadrock. 



¿Cuántas veces he tenido que soportar las diatribas de los subnormaloides melenudos de su soledad musical metalera? Pero si forman auténticas piaras y tienen grupos que salen en la MTV. 

Está el unterground (La Scene) que cuando expuesto al Mainstream (enemigo tan lejano por el que se siente hasta cierta simpatía) sólo produce verdadera extrañeza. La comunicación entre ambos es absolutamente imposible y el silencio que se produce puede ser hasta amistoso. 

Mainstream ¿VS? Unterground

El auténtico enemigo de La Scene, pues, es este überground a medio camino hacia ninguna parte. Se le detecta fácilmente por sus ínfulas de transgresión. En cambio, cuando es enfrentado al Mainstream, éste último lo reconoce con facilidad. Sabe qué son, continuando con el ejemplo de los metaleros, lo que pasa es que NO LE INTERESA. Sabe que llevan melenas, sabe que su música es ruidosa y sabe que agitan sus cabezas y llevan cosas con pinchos. 

En estas citadas ínfulas de transgresión siempre está presente el Valhalla. Por ejemplo, tooooda la ciudad es una mierda pues sólo hay música pachanguera y Bisbal y no sé qué... PERO (y el problema es que hay un "pero") aún quedan unos pocos sitios en los que ponen buena música

Cuando me enfrento a la salvaje y primitiva costumbre de salir, hace años que abandoné absolutamente cualquier expectativa de que en algún bar suene algo de lo que yo escucho en casa. Los niveles inferiores son así, solitarios y orientados hacia cierto desapasionado nihilismo. Se ha tocado fondo pero, creedme, se sigue cavando. Aunque la vista suele dirigirse en avant, también hay muchas vanguardias que fueron completamente abandonadas y son oasis a desecar. 

Überground VS Mainstream. Batalla sin sentido. Ejemplo clásico de persona atascada en un entry level. El "12" cambiará a 22. Y, creedme, probablemente a 42. 


Seguirán con la falsa dicotomía música comercial - mi música. Esto te lo dice peña que lleva sudaderas de sus grupos favoritos. Los Überground, cuando enfrentados al unter, empiezan a echar humo: escuchan una voz que no está con ellos y, confusos, miran hacia arriba: buscan a un belieber. Pero la voz viene de abajo, de muy abajo... suelen tratar de defenderse con insultos hacia la música electrónica. Manotazos en el aire. Colapso. Muerte cerebral (más).

Otra diferencia fundamental es que entre el Mainstream y el Überground hay circulación libre, los del Mainstream pueden bajar al Über sin ninguna dificultad y sin necesidad de pasaporte. Que prueben a pasarse por aquí. JA. 

El otro día, mi amadísima Myriam, me recordó mi LABOR de llevaros al averno de la música. Ya he destrozado la vida a unas cuantas personas... ahora, ¿Queréis la salvación de Internet? ¿Aceptáis a La Scene como vuestro salvador? El último blog no llevado por una petarda sexual.

Drone
Ya hablé de Tim Hecker un día. Canadiense, cómo no. El reinado de los canadienses (como una especie de USA indie) en géneros como el drone y el post-rock no deja de parecerme alucinante. El caso es que con este album pretendo demostrar frente a recomendaciones anteriores como The Angelic Process (brutalmente melancólicos en su estruendo, música de suicidas) que el drone no tiene por qué ser un género oscuro y de atmósferas tenebrosas. En An Imaginary Country, Tim Hecker muestra paisajes donde la luz campa violentamente, luces heladas que fulminan la retina, paisajes bellos, de intensos colores fríos. A destacar: Borderlands y Paragon Point. Tuve la suerte de ver a este pavo en el Denovali Swingfest 2011. 




Dark Ambient  Ritual Ambient
Vamos a pasar a un subsubgénero, que siempre es divertido. El Ritual Ambient. Que es básicamente mezclar el Dark Ambient con cantos chungos y atmósferas que recuerdan más a Satán y toda esa mierda. Si queréis Dark Ambient, pedid, pedid, que tengo todos los discos. De esos de ruiditos de goteos en sótanos donde se rodaron snuff movies. Repito, TODOS. 


Gothic Fond

Andrea Haughen es la clásica gótica fondona que sólo con verla suponemos que debe explorar su sexualidad ampliamente. Un poco como La Etxebarría pero en extreme y con un producto que acaba siendo bueno. Como Aghast ha publicado, que yo sepa, un sólo disco, en 1995, que fue un auténtico hito en este bastante poco explotado subsubgénero. Luego creo que ha hecho más cosas bajo el nombre de Hagalaz' Runedance y Nebelhexë que tienen una pinta terrible y aún no me he atrevido. Su lado Etxebarría tomaría el control. 




En este único disco, está la concepción del mal en los 90. Ecos terribles, instrumentos inidentificables pero que se asocian sistemáticamente a Lucifer, percusión seca y medieval y cantos de voz semiquebrada. La puta ostia, vamos. Éste es para escuchar a oscuras iluminado por una vela actualizando La Scene. 

El disco se llama:
Hexerei im Zwielicht der Finsternis que se puede traducir como brujería... en el eclipse... crepuscular... o el oscuro crepúsculo... o QUE ME CAGO EN TU PUTA MADRE HEIL SATAN AVE SATANA 666. 




















La portada echa para atrás, pero es que los 90 fueron muy jodidos, de verdad. 

8 comments:

Cristian Perelló said...

Más allá de tu despreciable y, por ello, lúcido y amado tono, quiero contar que vi un comentario en un vídeo de Youtube muy curioso y aún más exasperante. La canción en cuestión era Errante y en el comentario un tipo se jactaba de pertenecer a un privilegiado grupo por escuchar esa canción de los Niños Mutantes y no lo comercial. ¡Los Niños Mutantes! Joder, si son casi comerciales (me gustan, una cosa no quita la otra). Hablaba de "disfrute relativamente privado", entre otras cosas. Lo peor es que tiene 69 "me gusta". En fin... lo que quiero decir es... bueno, ya sabes lo que quiero decir. http://www.youtube.com/watch?v=WykjF-rR29w

Von Demasiado Indie said...

Lo entiendo perfectamente. Mi becario, Crls, introdujo el concepto "minoritariamente mayoritario": no hay calaña peor que la que esgrime esos objetos como arma contra unos enemigos inexistentes.

Myriam said...

Supongo que por alusiones ¿en negrita y subrayado?............voy a contestar.

Lo de las etiquetas según la música que escuches..bla..bla..bla... me da igual. Siempre habrá un tonto con un gráfico.
¿Los bares?...pff.

Bien por los enlaces.

Este tipo de música se hace desde otro nivel para otro nivel. Es grande, Es intensidad, Es inspiración.

Me han gustado.

Myriam said...
This comment has been removed by the author.
Von Demasiado Indie said...

Es probable que el siguiente post verse sobre el etiquetaje y los falsos planteamientos cartesianos.

A veces salirse del relativismo y la imposibilidad de escapar de la subjetividad rampante en el campo de las artes se siente hasta transgresor. Como poco, es divertido. Más como verdugo, imagino.

Tras años de amargarme la vida con ésta mi misión, ver que alguien escucha algunas de estas cosas... qué menos que un negrita y un subrayado.

Myriam said...

Por cierto, volviendo a las recomendaciones... El rollo música ritual lo dejo para otro dia... pero el de Tim Hecker merece mención especial aunque solo sea por al final del "200 years ago". Sentir un vacío arreactivo, la congelación física y rozar el desdoblamiento. Es bello... Tim lo consigue.
Y todo antes de que se actualice facebook.

¿Merecerá la pena al final el Sônar? jeje...NO.

El amigo del Pelanas said...

Me cago en mis muelas Pelluch, a veces me das miedo, porque todo lo que pones es justo lo que pienso. El otro día escuché a una amiga despotricar de todos los indies poperos modernitos. Que si todos van igual, que si no tienen personalidad, que si todos parecen tontos del culo. Que si todos sigue una moda. Bla Bla Bla

El caso es que esta amiga mía es la típica chica que escucha metal, gothic etc. Si analizas a este tipo de gente ves que las tias todas visten de negro (se ve que no saben combinar colores o que son muy vagas para pensar que colores pegan con ellas), llevan productos de hello Kitty y la Amily esa y a todas les gusta las peliculas de disney. Los tios llevan todos el pelo largo, barba, vaqueros, camiseta negra de algún grupo heavy.

Al fin y al cabo todos quieren pertenecer a una subcultura con la que identificarse.

PD: yo creo que estoy entre el nivel 2-3

Von Demasiado Indie said...

Hola JF.

Por supuesto, lo divertido de estas tribus urbanas que van contra la corriente general y la uniformización (siempre "sociedad", siempre "la gente", ...) acaban necesitando identificarse porque lo único que quieren es meterse en un saco, uno más pequeño, pero saco lleno de asquerosos semejantes al fin y al cabo.