Thursday, January 12, 2012

Hungry of Hungary

A menudo os he hablado de un disco húngaro que quería recomendar y no es aquel Rossz csillag alatt született del cabrón canadiense de Venetian Snares. El disco es...

Pero primero, me he acordado de esto al recordar mi única anécdota húngara. 

BASADO EN UNA HISTORIA QUE ME PASÓ
Una noche me encontraba bebiendo y bailando irónicamente en una popular sala. Cerca de mí había una chica que no paraba de darme codazos, se interponía en mi camino y me lanzaba miradas. Al final me animé a hablar con ella y al ver que era guiri (o perteneciente al trágico sector demográfico erasmus borracha) le pregunté de dónde era. 

"-Hungary" -respondió. No se trataba de la vulgar erasmus alemana en chanclas bebedora de sangría y devoradora de paela

Más o menos tenía esta pinta

La miré a los ojos. Sentí algo de lo que sólo había oído hablar en las canciones que no eran instrumentales de mi repertorio (un porcentaje mínimo). Me vi pudiendo chapar al fin La Scene y llevando una vida de indieness y felicidad. Me vi vendido al amor

Pero entonces ella se puso a bailar con sus colegas húngaros y pasó de mí. Pensé que sería cosa de sus bárbaras costumbres europeas (recordemos que son el tipo de personas que acentúan consonantes) y la imité. Entonces, ella volvió a su vieja danza de codazos y miradas. Volví a intentar entablar una conversación con ella. Ella volvió a pasar de mí. Volvieron los codazos y las miradas. Apuré mi copa, cogí el 23 y me fui a mi puta casa. HABÍA GANADO LA PARTIDA. SOY INDOMABLE. Reí victorioso tapado hasta arriba con las mantas. 

Creo que en realidad todo esto me sirvió para comprender que nunca puedes bailar lo bastante cerca de lo indie no wave sin el riesgo de perderlo. Hay que tenerlo lejos pero cerca. Algo así. Las húngaras son zorras sexys. 

Volviendo al tema del disco, se trata de una recopilación de temas que han acompañado las películas de mi querido Béla Tarr. Sabéis que me encanta vacilar de que he visto una película húngara en blanco y negro de siete horas... y media. Pues es de este pollo. No me envidiéis tanto; esta afirmación no despierta tanto deseo sexual femenino como el que cabría esperar. El tío que le hace la música se llama Mihály Víg o algo así y a veces actúa en sus pelis. He incluido una bonus track de la autoproclamada última película de Béla, The Turin Horse, que trata sobre dos horas y media de un padre y su hija comiendo patatas hervidas. Una indiscutible obra maestra. Ni lo intentéis, no la entenderíais, sois idiotas. 

En la peli también se hartan a mirar por la ventana con su característica rebeldía húngara. El espectador no pierde detalle. 


Temas destacados:
Lukin (el tabaco que fuma Béla Tarr)
Galicia (suponemos que la Hungría española)
R&R (de "Rápido y Rabioso"; así ve Béla su cine)
Turin Horse (banda sonora para el fin del mundo húngaro tal como lo conocemos) 


Y nada, vosotros seguid rayándoos y pirándoos a Londres (PUAGH), Hungría seguirá siendo uno de los países más molones de este nuestro viejo continente. 

5 comments:

Cristian Perelló said...

Grande. Pues yo me voy a ir al Reino Unido. Pero vamos, que si tienes algún trabajo para mí me voy a Hungría.

Von Demasiado Indie said...

Pero eso es una puta mierda. Allí sólo hay españoles que se han ido a tocarse los cojones (aprender inglés), a currar como ciudadanos de segunda clase (aprender inglés) y gente que "se ha rallado" y descubre que allí no hay cambio de aires pues están las mismas personas (aprender inglés).

AM I TALKIN' LOUD ENOUGH???

Hungría y sus húngaras. Tú ve allí y di que vas de mi parte, ya verás como te tratan bien.

Arturo;) said...

El 23 te salvó, aunque suba su precio.

AnneNorham said...

"no la entenderías..Sois idiotas" jajaja

Von Demasiado Indie said...

Me subo al 23... me tomo un dormicón... no me puedo dormir... me empiezo a demprimir...

No dejan fumar a Bernat... me bajo en San Juan...

-

Esa frase es un buen resumen de La Scene como concepto.