Wednesday, July 16, 2008

Desactualizaciones; hay que hablar de música

Los fieles lectores de La Scene podrían achacar la falta de actualizaciones a los exámenes o el calor. O incluso esperar la clásica y jocosísima foto de "Cerrado por vacaciones" que miles de bloggers están colgando en este momento. Los más idiotas hasta esperaran una disculpa...

Simplemente he estado observando con mirada amarga lo que habéis estado escuchando, viendo y leyendo. Como siempre, ni el más expresivo de mis gestos de desdén levantando el labio podría llegar siquiera a expresar una mínima parte de mi disgusto y exasperación.

La Scene últimamente se ha desviado de sus objetivos principales y se ha dedicado a hacer (magníficos) posts de cine y literatura. Olvidando a la pobre y vieja música, una de las más maltratadas por vosotros. ¿Qué os habéis estado metiendo en las orejas, capullos?

Así que he decidido dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontré subiendo un disco al que he dado bastante caña últimamente. Aunque desgraciadamente es un disco relacionado con el cine, ese arte inferior.

Al modernillo de David Lynch le suele hacer la música siempre el mismo tío, Angelo Badalamenti, que compuso la inmortal banda sonora de la serie Twin Peaks, música para sus escenas de misterio, de amor y por supuesto su característico tema principal. Es frecuente en muchos directores recurrir siempre al mismo tipo para que les haga la música. De hecho imagino al pobre Angelo disfrutando plácidamente de la vida y de repente escuchar el móvil y ver que es Lynch el que llama. Entonces piensa "Joder, ya está el tío con otra película". Pero también sospecho que Angelo Badalamenti hizo 50 canciones un año loco y ahora cuando oye el móvil está tranquilo y le envía al brasas de Lynch 15 por correo electrónico. Lamentablemente 50 no se puede dividir entre 15, así que un año de estos le tocará volver a currar, pero supongo que tiene la esperanza de haber palmado para entonces.

¿Todo este desvarío? Porque el otro que le hace música a veces a Lynch el modernillo se llama John Neff, éste está menos curtido que Angelo Badalamenti y la hace JUNTO a Lynch. Así que tendrá que aguantar sus gilipolleces. Pero bueno, sacan Bluebob y es un disco interesante así que lo subo porque además es relativamente difícil de conseguir.

David Lynch- Me estaba explicando John ahora mismo cómo se coge el cachivache éste, pero le he dicho que yo lo hago a mi manera
John Neff - ¿Te vas poniendo un whisky mientras yo acabo el disco?

"Bluebob" es un disco realmente extraño y de desvarío absoluto. Algo rockero, algo abstracto y hasta... industrial.

Entre mis favoritas, la segunda, "Rollin' down (to my house)", que supongo que hace referencia al estado lamentable con el que llega a su casa David Lynch tras que John Neff le ponga borracho para no tener que componer. El disco arranca prometedor con un tema semejante y rockero, "911". Y la tercera es "Thank you judge", trata sobre un divorcio en el que la mujer se queda todo y las conversaciones de ¿Lynch? con un policía sobre el tema.

Luego el disco abandona el rock y desfasa mucho más en temas más extraños aún, varios de ellos instrumentales. Sin duda, lo mejor que habéis escuchado en vuestra vida y lo mejor que escucharéis a menos que leáis religiosamente La Scene y busquéis en todos los posts los enlaces, ocultos o no, a descargas de música ilegales.


Y aquí, el disco Bluebob en descarga directa

4 comments:

Clarita Libertad said...

David Lynch es entrar a una habitación y que en una pared ponga: BOTELLA

Demasiado Indie said...

Pero es sólo porque le paso al propio Lynch! Es lo que le escribía John Neff para que no le diera la brasa con las canciones...

Jorge Poti said...

¿Pero es esta música de idiotizar o es música culta?

deverdadamosunabo said...

Amo su nabo en vacaciones también.