Friday, July 08, 2011

Contra Tim Burton, contra la agonía

Subrayo que esta vez no estoy contra la vida, sino contra la agonía.

Una vez presencié una "pelea" en la cual un grupo de cinco o más energúmenos atacaban a otro, solo contra todos. Cuando el tipo ya estaba en el suelo, completamente indefenso y la gran masa había dado por concluido el combate, uno de ellos salió corriendo de entre la muchedumbre, dio un pisotón al caído y se sumergió entre la multitud. Un acto de heroicidad sin precedentes.

Ilustro con esta anécdota porque me siento un poco sucio metiéndome con Tim Barton, me siento un poco saliendo entre la multitud, pisando y yéndome.

Pero la moral es para los débiles.

Todo esto viene del hecho de que por fin me he armado de la paciencia para ver la versión de Alicia en el País de las Maravillas de nuestro desgreñado director.

"Desinflado", "pinchado" (esto en el sentido de balón pinchado, no en el noble sentido de yonqui de mierda como pudo ser Zulueta) son adjetivos que me vienen a la mente cuando pienso en este supuesto recipiente de creatividad extrema.

Da pura pereza revisar los últimos proyectos y también los futuros de este directorzuelo venido a menos. Johnny Depp, Helena Bonham-Carter. Helena Bonham-Carter, Johnny Depp.

Imagino a Johnny Depp jugando solo en su casa a los vaqueros, fumado perdido, cuando ve en el móvil que el que llama es TIM. Siente lo mismo que yo: pereza. Helena por su parte sigue pensando 100 veces al día: "Sólo hice lo que cualquier chica con inclinaciones gótico-masoquistas hubiera soñado: me casé con Tim Burton". Pero sabe que no hay justificación posible. Bye, bye, Marla Singer. ¿Por qué no te tiraste a Fincher? Es lo mismo pero en bueno.


"Muy bien, Johnny, atiende porque esto es muy importante y vital para la escena. Imagina que tooooodos estos paneles verdes son árboles retorcidos"


Todo esto da más lástima que otra cosa. Son pocos ya los fans de Tim Burton. En general, gente que llega muy tarde. Es decir, quinceañeros que se quieren subir al carro del goticismo ilustrado y se compran bolsos de Pesadilla antes de navidad (que ya sé que no está dirigida por él, listillo de mierda, pero ellos creen que sí). Estos y los sudamericanos. Llámenme xenófobo, racista, comunista, me da lo mismo: cualquier crítica razonable a Tim Burton en internet está plagada de violentos comentarios llenos de unas faltas de ortografía nada patrias. Ya sabéis, ces en lugar de eses y violentos viceversas. Y airadas defensas a un pobre y cada vez más viejo Johnny Depp. Que con su mirada perdida dirigida a la cámara suplica "Jarmusch, sácame de aquí, por favor".

Antes de que se estrenara el esperpento, aún había niñas esperanzadas que decían "Qué bien que Tim Burton haga su versión de Alicia. Es un mundo hecho para él". Lewis Carroll, entre picnic y picnic con menores, no paraba de pensar en el futuro Tim dirigiendo su obra. Seguro.


Aprendido en South Park: Uno no debe colocarse para encontrar ideas y ser creativo, uno debe ser creativo y más tarde colocarse como recompensa. Míratelo Tim.


Tim Burton hace tiempo que vendió su supuestamente rico y oscuro mundo interior y se convirtió en parodia de sí mismo. "Ahora... sí... plano... de arbol retorcido... a la tercera va la vencida".

Curiosamente, durante la película, no se genera ninguna simpatía por el bando de los buenos No nos equivoquemos, tampoco por el de los malos. Los buenos son impíos y su triunfo nos deja con una extraña sensación de fracaso. Y además la constante tensión sexual que despierta esta ojerosa Alicia queda desesperadamente irresoluta. Mal.

Desaprovechada. Perezosa. "Lo primero que se me ocurrió". Adjetivos para la película. Baja jugabilidad. Estas son pelis que te saben a animación coñazo en un videojuego y en las que finges estar interesado sólo para no sentirte el típico gamer descerebrado que no aprecia la historia del 8º arte. Pero todos sabemos que le das a START y te las saltas, pícaro, que eres un pícaro.

A la hora de generar un imaginario bien fosco se me viene a la cabeza el ilustrador Drew Tucker. Ese sí que es el puto amo. Tiene 19 fans en Facebook. De hecho, un día le comenté lo mucho que me absorbía este retrato que me hizo y me dijo que siempre había sido de sus favoritos:


TIIIIIIIIIIM CABRONAZOOOO ME DEBES 20 pavooooos y te los has fumadooooo...


Afortunadamente, este atentado contra Alicia no quedará impune si se estrena algún puto día Phantasmagoria: The visions of Lewis Carroll, la Alicia de mi colega Marilyn Manson. Proyecto del que se lleva hablando como cinco años con toda naturalidad. Creo que se estrenará el día que salga el próximo disco de mis bueno hamijos BORDS OF KANDA. Os dejo el trailer, que al menos sí existe y promete taaaaannnnnnntooooo:



Que tengáis un excelente fin de semana.


6 comments:

Myriam said...

lo mejor de este patético dia.

Seiyū said...

"an opponent may gain control of a creature you control of his or her choice"
Tim Burton uso la carta con Jarmush y perdimos a Deep.

Von Demasiado Indie said...

1. Cuando quieras matrimonio, leave a message

2. Al final Tim Burton si va a tener poderes oscuros... pero se te olvidó "at your next upkeep, bury Burton's talent"

Excéntrica said...

Siempre metes algo de filosofía en tus burdas críticas, está bien.

Ruy Ramírez said...

Lamentablemente en Uruguay Tim Burton se ha convertido en el director por exelencia de los estúpidos. Es un poco triste porque Buerton no es tan mal director (incluyo dirigió un gran filme: El Gran Pez).
"El publico perjudica la televisión" decia Umberto Eco. Tim padece de ese problema, ha dedicado su vida a filmar para los que no entienden de cine. Es una lastima.

En otro orden de cosas: muy bueno el blog he caido jugando a leer el siguiente blog y es lo mejor que me ha dado tal juego.
Saludos

Von Demasiado Indie said...

A Excéntrica: Qué? Qué? A ver... a ver!!! Ah... ah, sí sí

Ruy Ramírez: Para mí tiene una película muy buena, que es Ed Wood, una comedia sólida, divertida y un extraño homenaje a lo que no se puede homenajear.

No creo que la decadencia de Burton sea algo medido, opino que es un fenómeno tangible. Pero los hay que ni la perciben ni entienden nada que no sea el alabo desmesurado e injustificado.

Bienvenidos a La Scene, pasad, que hay sitio