Monday, December 27, 2010

Odiando la música también en 2010

Éste es el clásico post que hago a fin de año lleno de culpa y remordimiento prometiéndome ser mejor persona en 2011 y actualizar La Scene a diario para que pobres gilipollas lleguen a este blog en busca de fotos de tetas. Es terrible. He tenido 150 visitas esta semana o algo así y casi todos buscan tetas, en lugar de mis sabios consejos en todas las materias conocidas. Eso me quita ese peculiar estado de humor en el que me apetece expandir por la red fotos de autofotos de tías exponiendo su gran personalidad. No me engaño ni a mí mismo.


Justificaciones de esta vez para no actualizar:
MTV Awards
Mi madre me ha dicho que pusiera la mesa y se me ha olvidado (un saludo a Carlitox, es la peor excusa que he oído en mi vida)

A ver qué puedo contar... ah, sí, últimamente me he dedicado a ver películas de The Asylum. En realidad hablan de esa basura en muchos blogs (menos mal que se están pasando de moda, empiezo a ser más molón), pero creo que no le dan el enfoque adecuado.

The Asylum es una productora que se dedica a sacar películas aprovechando rumores de algunas que se van a estrenar y cosas por el estilo. O aprovechan modas estúpidas. Juegan con la ventaja de que se mueven en el mercado del directo a vídeo.

Así, cuando se estrenó Snakes on a plane (Serpientes en el avión; degradante ya de por sí y sí, la he visto) ellos estrenaron Snakes on a train. ¿Transformers? Transmorphers. ¿Paranormal Activity... DOS...? ¿Qué tal... Paranormal Entity?

¿Puede una productora vivir a base del despiste? Es decir, ¿basan su mercado en que la gente vaya al videoclub y por nombres que le suenan por bombardeo de los mass mierda escojan sus infraproductos?

100 pasajeros atrapados, 3000 víboras venenosas, cuánta crueldad en este mundo de mierda

Estuve en vela muchas noches con ese dilema. Llegué a la conclusión de que no. De que me buscaban a mí. Sólo yo y algunos elegidos podíamos apreciar su jodida basura.

Por favor, no confundir las obras de The Asylum con las tontipolleces de esos iluminados tipo el insufrible Robert Rodríguez que dicen "yo cuando era pequeño veía pelis muy cutres, mi siguiente obra es un homenaje a ese tipo de cine" o cosas que pretenden ser chocantes directamente (Jesucristo cazador de vampiros).

No va por ahí la cosa. The Asylum se toman en serio sus proyectos o por lo menos nunca dan muestras de lo contrario. No tienen ningún tipo de presupuesto o talento. Y eso es lo que pasa.

El término actor amateur se suele quedar corto. Gráficos dignos de la Playstation 1 (no bromeo). Sus películas suelen durar 85 minutos, ni más ni menos para poder ser consideradas largometrajes sin problemas. Para ello no dudan en algún momento en REPETIR ESCENAS ENTERAS (genios del montaje) simplemente para eso, para alargar. Algunas con disimulo: en Titanic 2 cuando están reanimando a DiCarpio se puede ver algo así como:

1. Plano de persona reanimando
2. Plano de personaje expectante con cara de "Déjalo, no podemos salvarle a él ni a esta mierda de película".

Pasamos de 2 a 1 y de 1 a 2. Uhm, esto es raro... sí, me he dado cuenta... y entonces siguen. Creo que hacían 1-2-1-2 unas cinco veces, dejando evidente que se la suda todo por llegar a los 85 minutos.

Si hacen películas de risa (se han dedicado bastante a la comedia adolescente, un género en el que parece impensable que quepa el fracaso; desengañaos) no tienen ni puta gracia. Provocan un sentimiento completamente opuesto: la vergüenza ajena. Si sabes disfrutar de ello, es una mina. Por ello recomiendo Sex Pot y 18 year-old-virgin. Curiosamente esta mierda de productos son sumamente fáciles de encontrar y descargar en internet, vía descarga directa.

Es una manera más de regodearme y revolcarme en mi crapulencia. Odio el cine.

---

Ahora toca "odio la música". En realidad no, esto mola de verdad.



Venetian Snares era un grupo que molaba bastante antes de venderse al sistema. Es un puto canadiense, Aaron Funk, que se dedica el breakcore. Lo que pasa es que según tengo entendido hizo un disco en el que se ponía a abandonar su estilo y a dedicarse a hablar de leyendas húngaras, abusando del hecho de que Hungría es un país jodidamente indie. Si alguna húngara está leyendo esto por favor contácteme para hablar de música. Ese disco se llama Rossz Csillag Alatt Született.

No mola nada para los que buscamos buena mierda que nos pudra la mente. Para eso está el fuck canada // fuck america. Que ni siquiera he subido yo a la red pero lo enlazo y hacemos como que sí. Todos tan contentos. A ver si aprueban la Ley Suinde y tengo excusa para dejar de hacer estas gilipolleces. En este disco Venetian Snares colabora con Stunt Rock que ni me he molestado en mirar quién es pero digo que sus temas molan.

Por cierto, he usado la palabra breakcore tan alegremente como si el mundo no estuviera lleno de subnormaloides lectores de blogs. No me apetece mirarme la definición en la wikipedia (¿tendremos entrada en español para ello?) así que directamente me la medio-inventaré.

El break-core es un género de electrónica que bebe del noise, pero al contrario que éste suele usar patrones rítmicos, eso sí, cambiándolos abruptamente, lo que se vuelve hasta más molesto que el noise vieja escuela, del que ya di unas cuantas lecciones en el pasado. También les mola usar samples y demás, con voces grabadas de diversas fuentes.

A mí me mola ésta:


(vaginal sex is safe? anal sex is safe? oral sex is safe?) Y me pone cuando se traba en ththththe head of the penis. Ésta es de Stunt Rock.

También destaco Gay y My 16 year old girlfriend porque mi palabra favorita de este año es estupro. Y su derivada estuprador. Conocéis más de lo que pensáis.

Que tengáis un 2011 lleno de La Scene (de verdad que lo deseo) y que aún así sea una mierda. Jeje, soy así de malo. Jeje, no respeto nada.

5 comments:

Poti said...

Interesante artículo.

Von Demasiado Indie said...

Al menos mis fieles admiradores comentan...

Marla Nieto valderrey said...

Esa canción da una especie de mal rollo. Parecen ritmos diabólicos, me pregunto si tiene algún tipo de relación con tu extraña actuación en la sala de ordenadores, mientras todos estaban estresados con trabajos sumamente importantes, viendo vaca y pollo... Igual es esa frase "the head of the penis" la que te llevó a un fetichismo sobre el falo que se convirtió en comportamiento infantil de deseos reprimidos en tu infancia... O no.
?

Von Demasiado Indie said...

ththththe head of the penis!!!

Ver Vaca y Pollo es mi trabajo, el truco está en buscarse trabajos que molen.

Sí, probablemente todas las autofotos de tías pechugonas que pongo encierran homosexualidad latente y adoración hacia el falo.

Clara Libertad said...

Creía ya haber leído sobre esas pelis... estás reciclando material?